El catalán en Aragón

Ya a partir de las primeras décadas del siglo XIII encontramos documentada la catalanidad lingüística de una parte bastante importante de Aragón a través del testimonio implícito que se desprende de la documentación administrativa y, sobre todo, extra-administrativa redactada en catalán -en algún caso muy entrado el siglo XVII- conservada en los archivos de muchas poblaciones del Aragón catalanófono, documentación que, desgraciadamente, sólo en una pequeña parte se ha publicado.
catala
También en la obra de varios escritores, originarios del Aragón catalanófono, o del resto del dominio lingüístico, encontramos el testimonio directo que la lengua catalana es, o era, la propia de una serie de poblaciones aragonesas no muy alejadas de la frontera política y administrativa que separa Aragón de Cataluña o de la Comunidad Valenciana.

En la Edad Media y hasta casi finales del siglo XV, en la Corona de Aragón fueron el aragonés y el catalán las lenguas que, aparte del latín, se emplearon en los actos administrativos y en los escritos cancillerescos, y que, además, el catalán que en ellos se plasma es similar al que encontramos en los manuscritos procedentes de otras áreas catalanohablantes e incluso en las obras literarias medievales.

Así en el siglo XVI el tortosí Cristòfor Despuig en Los Col.loquis de la insigne ciutat de Tortosa cuando describe las tierras donde se habla la lengua catalana explica que:
“… en Aragó tant com afronta lo regne ab Catalunya y València, no parlen aragonès sinó català tots los de la frontera, dos y tres llegües dins lo regne, que dins de Catalunya y València, en aquesta frontera no y à memòria de la llengua aragonesa” (1557).

En el siglo XVII es el jesuita de Reus Pere Gil quién da testimonio cuando escribe el prólogo de su versión del Kemplis, “traducido de lengua latina y castellana en catalana”, que:
“Alguns per ventura judicaran que en aquest temps no era necessari imprimir-se lo present llibre en esta llengua, puis la castellana, dita ja espanyola, és casi universalment entesa. Però com se veja i toque ab les mans que, exceptades algunes poques ciutats, com són Barcelona, Tarragona, Gerona, Tortosa i Lleida, i algunes poques viles, com Perpinyà, Vilafranca de Penedès, Cervera, Tàrrega, Fraga, Montsó i semblants, que estan en camins reals, en les altres demés ciutats, viles i llocs no és ben estesa la llengua castellana de la gent comuna, i ningunes dones la usen, ans bé la llengua catalana entra algunes llegües dins del regne d’Aragó i de França…” (1621).

Así, el catalán fue lengua de enseñanza en una parte de Aragón hasta la abolición de los Fueros el 1707. La Iglesia continuó haciendo un cierto uso para enseñar la doctrina a los niños en algunas parroquias aragonesas de los obispados de Tortosa, Lleida y Urgell; al pasar estas parroquias a los obispados de Zaragoza y Barbastro a la segunda mitad del siglo pasado, esta enseñanza se hará en castellano.

catala2Hasta la última guerra civil, algunos ayuntamientos de las comarcas aragonesas de lengua catalana tenían parvularios donde la lengua vehicular entre maestras y alumnas acostumbraba a ser el catalán. Más tarde, a pesar de que la enseñanza optativa de la lengua catalana a las escuelas ya habría sido posible en los últimos años del franquismo, y más fácilmente todavía bajo el marco de la Constitución española del 1978 y del Estatuto de Autonomía de la Aragón del 1982, hubo que esperar hasta el curso 1984-1985 para que se iniciara esta enseñanza a doce ayuntamientos de la Franja —Fabara, Mequinenza, Nonaspe, Fraga, Tamarite, Castellonroy, Alcampell, Puente de Montañana, Aren, Sopeira, Bonansa y Montanuy— gracias a varias iniciativas, como por ejemplo la solicitud de siete ayuntamientos de la Ribagorça el 22 de enero del 1984 de la enseñanza optativa del catalán, y la «Declaración de Mequinensa» del 1 de febrero del 1984, cuando representantes de 17 ayuntamientos aragoneses pidieron también la enseñanza optativa de la lengua catalana, entre otras medidas de fomento de esta lengua. En respuesta a estas demandas, el entonces consejero de Cultura y Educación del Gobierno de Aragón, José R. Bada, posibilitó el inicio de la enseñanza del catalán en Aragón en época moderna.

Según los datos obtenidos a través del Censo de Población y Viviendas de 2011 del Instituto Nacional de Estadística, explotados por el Seminario Aragonés de Sociolingüística (https://zaguan.unizar.es/record/60448/files/BOOK-2017-009.pdf) el número de hablantes del catalán en Aragón sería de 55.513 personas. Los conocedores de esta lengua se elevarían hasta los 89.331 si incluimos también a quienes solo lo entienden.

Siguiendo la estela de la mayoría de los filólogos y dialectólogos del ámbito románico, y en concreto de los pertenecientes a la filología española, aragonesa y catalana, desde una perspectiva estrictamente lingüística ha quedado suficientemente demostrado que en las comarcas orientales de Aragón se habla hoy catalán.

Los diferentes estudios dialectales llevados a cabo permiten afirmar que, dentro del bloque occidental, el catalán de la Franja pertenece al subdialecto noroccidental, si bien es cierto que a lo largo del territorio que ocupa es posible diferenciar tres áreas diatópicas: la del ribagorzano (Ribagorza/Ribagorça, La Litera/La Llitera), la del leridano (Bajo Cinca, Mequinenza/Mequinensa, Fayón/Faió) y la del tortosino, con cierta transición hacia el valenciano en su extremo (Fabara/Favara, Nonaspe/Nonasp, Maella, Matarraña/Matarranya y Bajo Aragón).

Actualmente, la enseñanza de la lengua catalana es optativa para el alumnado, dentro del horario escolar, con un mínimo de una hora y media un máximo de tres horas semanales, ha pasado de 12 centros con 791 alumnos, que había el curso 1984-1985, a 26 centros escolares públicos (20 colegios y CRAs, 4 institutos y dos secciones de secundaria) y un centro concertado, de los cuales 8 desarrollan proyectos lingüísticos bilingües y trilingües (castellano/catalán o castellano/catalán/inglés). A este alumnado se suman los 134 alumnos oficiales matriculados en lengua catalana en las Escuelas Oficiales de Idiomas de Aragón, sumándose esta cifra con los alumnos que se presentan con matrícula libre a las pruebas de catalán de los niveles tanto de B2 como de C1 en las EEOOII de Alcañiz, Monzón (con su subsede de Fraga) y Zaragoza. También hay 12 alumnos en las Escuelas de Adultos.

Todo ello hace un total de 4.753 alumnos en el curso 2015-16. Cabe destacar que pese a la optatividad del área de lengua catalana, ésta es elegida por el 84 % de los alumnos en los centros educativos del ámbito catalanófono.catala3

Por otro lado, si nos acercamos a la situación que tenemos ahora mismo, hay que poner énfasis en la creación de la Dirección General de Política Lingüística en curso escolar 2015-16, lo cual ha facilitado una atención más adecuada a las necesidades tan perentorias y urgentes de la lengua catalana en Aragón. Entre las medidas que se han llevado a cabo podemos destacar: La creación de plazas ordinarias tanto de infantil y primaria como de secundaria en la especialidad de catalán (BOA de 11 de marzo de 2016). La recuperación del “Programa Jesús Moncada” de dinamización en lengua catalana en centros escolares que comenzó en el curso escolar 2000-01.

Se han elaborado los currículums del área de lengua catalana de primaria, secundaria (BOA de 2 de junio de 2016) y bachillerato (BOA de 3 de junio de 2016) con la participación de maestros aragoneses titulados en lengua catalana, profesores de educación secundaria y bachillerato y de la Universidad de Zaragoza dentro del área de lengua y literatura catalana.

Se ha recuperado el Seminario Autonómico para los docentes aragoneses de lengua y literatura catalana cumpliendo su vigésimo séptima edición. Se ha creado el Programa “Pels camins de la memòria: Rutas literàries” desarrollado este año en Mequinenza (dedicada al escritor: Jesús Moncada i Estruga) y en Peñarroya de Tastavins (dedicada al escritor Desideri Lombarte Arrufat). Y por último, se vuelve a distribuir la revista “Temps de Franja, distribuida a 39 centros educativos de la zona oriental de Aragón, con un suplemento escolar denominado “Temps d’Escola” que se añadirá a partir de noviembre de 2017.

Se han establecido a través de la Dirección general de Personal las siguientes titulaciones para impartir la lengua catalana a los centros aragoneses: A partir del curso 2016-17 se requiere a los docentes una titulación de C1 en lengua catalana para obtener el perfil en lengua catalana y para impartir este área en Ed. Infantil y Primaria y un C2 para la impartición de Lengua y Literatura catalana en la ESO y Bachillerato. Por otra parte también se ha de poseer la titulación de C1 en lengua catalana para participar en los proyectos lingúísticos en lengua catalana en los centros escolares bilingües.
camiEn cuanto a los datos del profesorado durante el curso 2015-16, imparten el área de lengua catalana 29 maestros en Educación infantil y primaria, 10 profesores en la ESO y Bachillerato, 5 profesores en las EEOOII y un docente en Educación de Adultos. Por otro lado 27 profesores con certificación en lengua catalana participan en proyectos bilingües en 8 Centros escolares aragoneses.

En líneas generales se observa que el interés por el estudio de la propia lengua es más alto a las localidades de la Franja más cercanas a Cataluña, que a las que lo son más hacia el interior del Aragón.

Para esta enseñanza del catalán el Gobierno del Aragón ha publicado a través de la correspondiente consejería varios materiales didácticos. En 1984 editó La nostra llengua. Gramàtica de llengua catalana, obra concebida como una gramática contrastiva entre el estándar y las diferentes hablas catalanas de Aragón e ilustrada con etnotextos de estas hablas. Así se quería hacer patente que la enseñanza del catalán no iba en detrimento de las diferentes hablas, sino que los fomentaba. Se han publicado también algunos manuales para la enseñanza infantil —Josepet y Marieta (1997)—, para la primaria — Materials d’Ensenyament primari (1992)— y secundaria— Així s’escriu a la Franja (1993)— y un vocabulario elemental — Sac de paraules (1995)—, y también una edición bilingüe —castellano y catalán— sobre Deu anys d’ensenyament del català (1995) y Plans reguladors d’ensenyament de l’aragonès i el català a l’Aragó (2000). Todas estas obras están escritas en ortografía estándar y esta ortografía es la que se enseña en las clases respetando el uso oral de la lengua en las diferentes comarcas catalanófonas.

El curso 1997-1998 se inició la primera Escola d’estiu a la Franja para intentar paliar el vacío formativo de los maestros de catalán, y abierta a docentes que estuviesen interesados en la pedagogía de las lenguas.
Hay una enseñanza de catalán a adultos; fue pionero el ayuntamiento de Fraga, que ya el 1978 hacía cursos en el aula de lengua en colaboración con el Institut de Estudis Fragatins.
La Asociación Cultural del Matarranya organiza cursos en siete localidades de la comarca y en Alcañiz. En Fraga se convocan exámenes para obtener los certificados de los diferentes niveles de conocimiento del catalán.

El 11 de junio del 2003 se firmó un convenio (actualment renovado) entre el Departamento de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña y el, entonces, Departamento de Educación y Ciencia (ahora de Educación, Cultura y Deporte) del Gobierno de Aragón para establecer los términos de la colaboración entre estos dos departamentos en cuanto a la promoción de la enseñanza de la lengua catalana, de acuerdo con los vínculos históricos, culturales y lingüísticos existentes entre las dos comunidades. Se prevé promover el aprendizaje del catalán y la innovación educativa que haga referencia. Se desarrollarán proyectos de especial interés común entre Cataluña y Aragón. Se facilitarán los encuentros de alumnos y profesores con objeto de promover intercambios escolares, encuentros de enseñantes, estancias profesionales y lingüísticas y se prevén actividades de cooperación para la educación y la formación profesional y continua. Se promueve la difusión, el intercambio y la producción de materiales pedagógicos en catalán. Mediante este convenio se permite certificar a los alumnos aragoneses que han cursado la lengua catalana hasta 4º de la ESO con un grado intermedio “C” en lengua catalana (homologado al nivel B2 del MECR).

En la Universidad de Zaragoza, dentro de la Facultad de Filosofía y Letras existe un Área de lengua catalana, allí se estudian actualmente asignaturas de esta lengua en el marco de la Filología Hispánica en los cursos 1º y 2º con el título de “Segunda Lengua I y II. Catalán” y “Literatura de la Segunda Lengua. Literatura catalana”. Tanto en 3º como en 4º se oferta la asignatura “El catalán en Aragón”. Todo ello con un total de 25 créditos.

La actividad literaria ha sido muy prolífica y abundante. Destacan escritores aragoneses en lengua catalana cómo: Guillem Nicolau, Jesús Moncada, Desideri Lombarte, Josep Galán, Josep A. Chauvell, Francesc Serès, Hector Moret, Lluis Rajadell, Gloria Francino, Susana Antolí… entre otros.

El asociacionismo en Aragón también ha arraigado fuertemente. Destacan las asociaciones culturales: ASCUMA: Associación Cultural de Matarranya, CELLIT: Centro d’Estudis Lliterans, CERIB: Centre d’Estudis Ribagorçans, IBC: Institut d’Estudis del Baix Cinca, CLARIÓ Associació de pares i mares del Matarranya per l’escola en català.